Agregue Mediosmedios a sus Favoritos       Volver a la Página Principal    Haga de Mediosmedios su Página de Inicio

Capacitación y Formación
Curso de Redacción Periodística On Line
Curso de Periodismo radial
Curso de Oratoria
Curso de Locución
Curso de Programación Radial y Técnicas de Realización en Radio
Curso de Creación de Empresas
Curso de Marketing Deportivo
Curso de Periodismo Digital
Taller de Producción y Realización de Informativos Radiales
Curso de Comunicación Institucional
Curso de Motivación
Curso de Patrocinio Deportivo
Curso de Periodismo de Investigación
Curso de Tesis - Cómo hacer una tesis
Curso de Weblog
Curso de Periodismo Escolar
Curso de Ortografía
Curso El Lenguaje de la Radio
Curso de Marketing
Curso de Marketing Internacional
Curso de Telemarketing
Curso de Selección de Personal
Curso de Telecobranzas
Curso de Valoración Personal
Curso Introducción a la Radio
Cursos y Talleres Presenciales para Instituciones y Empresas
Curso de Periodismo Policial
 

Notas de la Comunidad Mediosmedios

Guayas. Aún no hay ningún detenido. La PJ prepara operativo para el fin de semana 

Cinco muertes por 220 cuadras de sembríos 

El INDA tramitó un juicio de expropiación que ganó la familia Castro, que ahora está de luto. En las tierras se siembra arroz. De eso viven los habitantes del recinto Minas de Oro.

Por Allen Panchana Macay

Redactor de diario El Comercio de Quito, Ecuador. Nota publicada el 16 de noviembre de 2001

Sara Duarte ni siquiera encuentra las fotos. Su casa de madera y caña aún está alborotada y con las puertas y ventanas destruidas, desde la madrugada del pasado lunes. 

“La última vez que los vi felices estaban dormidos”. La mujer de mirada profunda se refiere a tres personas: su padre, Marco Duarte Cevallos, de 60 años; su esposo, Máximo Vicente Castro Martínez, de 39 y al mayor de sus seis hijos, Raúl Vicente Castro Duarte, de 21.

Eran las 01:30. A ellos los sacaron de sus camas mientras dormían, como lo hacían los demás arroceros del recinto Minas de Oro de la parroquia Tarifa, cantón Samborondón, en Guayas. 

“Decían que eran policías y militares y que los llevarían presos”. Al principio, Sara, de 36 años, creyó la justificación por los uniformes y las esposas que utilizaron los 20 sujetos. No vio sus rostros, ellos tenían pasamontañas.

En la confusión escuchaba los gritos de su suegra, Yolanda Martínez, de 62 años, quien vive al frente, a solo 50 metros. A ella, minutos antes, le ocurrió lo mismo: vio cómo los encapuchados interrumpieron el sueño de dos de sus ocho hijos: Félix Guillermo (44) y Wellington Alberto Castro (30).

Los sujetos preguntaron por los otros dos hermanos Castro Martínez, Pedro y José. Ambos no llegaron a dormir a la casa de su madre; estaban ebrios en una piladora de arroz en la vía al cantón Salitre. Ellos ahora dicen que, si están vivos, “gracias al trago de Dios”, es para vengar la muerte de sus tres hermanos, de su sobrino y del abuelo de este. 

Sara y su suegra miraron por las hendijas, bajaron las escaleras de las humildes viviendas  y siguieron, desesperadas, a sus familiares. Detrás de ellas venía Nelly, una de las tres hermanas Castro, quien marcaba desde su celular a la Policía. Ella se despertó con los disparos que hicieron los misteriosos hombres.

“Mi nieto gritaba, suplicaba y mis tres hijos también”. Lo recuerda doña Yolanda, cuya mirada se pierde por los estrechos caminos de Minas de Oro, lugar donde nació, formó su familia y crió a sus ocho hijos. Caminar por allí fue complicado en la madrugada: no hay servicios básicos y son caminos de tercer orden y cuya vía principal, que aún permanecen sin asfaltar, está a tres kilómetros. 

Y a esa distancia, en una vía que conduce a Salitre y Samborondón (a más de 32 km cada cantón),  los encapuchados dejaron el vehículo en el que se movilizaban, una camioneta Chevrolet Luv concho de vino, placas RBX-232. Antes de llegar a esta, a unos 200 metros, doña Yolanda, Nelly, Sara y sus hijos apagaron la linterna con la que se guiaban.

Entonces ellas escucharon los disparos de repetidoras, escopetas carabinas y recortadas, evidencias al amanecer encontró la Policía, y ya no dudaron de  sus sospechas: las cinco hombre que 20 minutos antes dormían habían sido asesinados con más de tres disparos cada uno, especialmente en sus rostros y pechos.

Ahora los Castro se niegan ir al cantón Durán, la jurisdicción correspondiente,  para instaurar la denuncia. No hay ningún detenido aún. Pedro y José, de 36 y 42 años, prefieren aumentar la lista de “los culpables”, a quienes, admiten,  van a asesinar. Allí constan ya 15 integrantes, con sus nombres completos,  de varias familias: los Alarcón Burgos, Cevallos Jiménez, Pérez Mora y los Rizzo.

Esa lista también la tiene la PJ de Daule, a más de 90 minutos, donde se realizan las investigaciones, y cuyos agentes preparan un operativo para el fin de semana, “cuando de seguros los acusados saldrán  a Daule y Salitre a emborracharse como de costumbre”. Por lo menos así lo cree el cabo César León, quien dirige el caso.

En tanto, los Castro comprendieron las razones del quíntuple crimen el amanecer del lunes: la pelea por la tenencia de 220 cuadras del recinto Paula León, en Samborondón. Las tierras pertenecen desde 1999, por decisión del Instituto de Desarrollo Agrario (INDA), a la Asociación de Trabajadores Agrícolas Nueva Azucena, integrada por los Castro y otros campesinos.

Allí esta y otras familias de Minas de Oro siembran arroz desde hace 12 años. Pero el 15 de octubre de 1998 las casas que rodean las 200 cuadras de tierra fueron quemadas por los Alarcón y los Rizzo, según un parte policial de la fecha. También ellos se quedaron con la cosecha, hasta que fueron desalojados el 26 de mayo del 99 por orden del INDA, donde se tramitó un juicio de expropiación que ganaron los Castro.

Desde entonces la pelea ha sido la misma: las tierras y el arroz. Pues de eso se vive en Minas de Oro, como murmura Sara, mientras llama a sus pavos y gallinas, que no están completas desde aquella madrugada.

 

Volver al Índice de las Notas de la Comunidad Mediosmedios

 
Copyright © 2000-2017 "Mediosmedios, el medio de la comunidad virtual". Derechos reservados. Si utiliza datos de esta página usted debe citar el sitio de referencia "Mediosmedios, el medio de la comunidad virtual". Hecho el depósito que marca la Ley 11.723..-

Esta página fue diseñada por Diseño y Realización D&R